index

El mate, el arte de cebarlo y su lenguaje

Cuando se habla de los cuidados que requiere cebar un buen mate, del manejo de la yerba y la bombilla, se tiende a tomarlos como manías del cebador, como si no tuvieran importancia. En cambio cuando se habla de vinos, y de catadores capaces de decir en qué año se cosecharon las uvas del que están bebiendo, aparte de otras cualidades, nadie lo pone en duda, aunque la mayoría seamos incapaces de distinguirlas. Y quizás tampoco seamos capaces de distinguir un mate bien cebado del que no lo es.

Sin embargo el sólo hecho de decir "cebar" en lugar de "servir" un mate, está dando a entender que no es solamente echar agua caliente sobre la yerba del recipiente. Antiguamente el cebador era muy apreciado, y algunas familias acomodadas tenían sirvientas especializadas, llamadas cebadoras de mate, para tal labor. Y es que si las visitas recibían un mate mal cebado significaba un descrédito para el anfitrión. Cuando la costumbre de tomar mate se circunscribió a la rueda familiar el arte ya no fue tan importante, y los especialistas fueron sustituidos por quienes lo hacían a manera de castigo.

Como la técnica para cebar mate tiene poco y nada que ver con el lenguaje popular del mate, y como también es probable que quien visite esta página desee ver estos temas por separado, puede acceder a ellos mediante la barra de navegación que se halla debajo del encabezado. Por último, también se ha agregado un Vocabulario del mate, con los términos y frases más usuales para quienes no están familiarizados con ellos.

Puede utilizar este Buscador Personalizado para encontrar lo que desea saber sobre El Mate, o bien navegar por el sitio mediante los menúes que llevan a las páginas específicas de cada tema. Debajo de cada menú hallará un buscador similar para que pueda usarlo sin salir de la página.